Categoría: Facial

De la nevera al lavabo en un plis

Si te digo manzana, aguacate, caviar, limón y aceite de oliva, lo más probable es que pienses que te vamos a dar la receta de una ensalada. Y si hablamos de cardo y caléndula lo primero que se te vendrá a la cabeza (o al buscador de google) será la imagen de un prado salvaje (a mí me recuerda las vacaciones de mi infancia en el pueblo de mi padre)

Aunque por el título del post ya habrás imaginado que ni vamos a hablar de cocina ni de escapadas rurales, por si quedaba alguna duda lo dejaremos claro: esos ingredientes también pueden formar parte de la formulación de tus cosméticos favoritos.

1- La manzana

¿Habéis oído eso de “No hay cosa más sana que comer en ayunas una manzana”? Antiácido, depurativo, anticatarral, anticolesterol… Podríamos hacer una lista casi infinita de todos los beneficios que tiene esta fruta para nuestro organismo. Pero, además, resulta que también, desde tiempos inmemorables, se ha utilizado la manzana para cuidar la piel, usada en cataplasmas y mascarillas. Los carbohidratos y los alfa hidroxiácidos que están presentes en su composición ayudan a mantener y aumentar la hidratación de la capa más externa de la piel; su contenido en antioxidantes ayuda en el proceso del envejecimiento de la piel y la vitamina C ayuda a unificar el tono y conseguir una piel más luminosa.

 2- El aguacate

El aguacate se ha convertido en protagonista de miles de publicaciones en Instagram porque, además de quedar bien en las fotos (y mucho mejor en un plato de requeterricos nachos con guacamole), su contenido en vitaminas y grasas omega lo hace igual de beneficioso tanto si lo incorporas a tu ensalada como si lo utilizas para la piel o el pelo: hidrata, suaviza y nutre e incluso ayuda a atenuar estrías y cicatrices.

 3- Aceite de oliva

Fueron los romanos quienes popularizaron el uso culinario del aceite de oliva, pero, antes de ello, ya era utilizado en ceremonias religiosas y, como no, como cosmético: los egipcios detectaron que era un arma poderosa para proteger la piel frente a las agresiones externas y que ayudaba a la regeneración de la piel. Más adelante empezó a usarse en la elaboración de ungüentos, mezclado con hierbas aromáticas y flores. En la actualidad, el aceite de oliva es un ingrediente presente en bálsamos, cremas y hasta limpiadores faciales y es que no hay producto que se le resista por lo polivalente de su composición: ácidos grasos, como el oleico, que ayudan a reequilibrar la hidratación y favorecen la conservación de la epidermis; triglicéridos, que favorecen la conservación de la piel y antioxidantes (polifenoles, vitamina E y ácido oleico), que contribuyen a retrasar el envejecimiento cutáneo.

 4- Limón

Tanto si eres de las que le pones una rodajita de limón a tu coca cola como si no, dales las gracias a los árabes por haber traído a nuestra cultura el limón, una fruta de origen asiático con la que puedes hacer muchísimas cosas más; ellos ya lo usaban como astringente y perfume.

Seguro que no te descubrimos nada nuevo si te decimos que es rico en vitamina C, pero a lo mejor no sabías que esa vitamina no sólo es buena para prevenir el catarro, sino que también, junto con los flavonoides, convierten al limón en un ingrediente muy útil en los tratamientos antienvejecimiento.

Otros beneficios del limón para la piel son su acción blanqueadora y cicatrizante.

 5- Caviar

El caviar, esas bolitas negras sinónimo de lujo y sofisticación, no es solo un alimento curioso, de sabor salado y textura suave, sino que, desde hace ya unos años, se ha incorporado a la cosmética por la riqueza de sus composición. Fosfolípidos, aminoácidos, proteínas y vitaminas A, B2, B6, B12, F y C son los responsables de que las fórmulas que incluyen el caviar entre sus ingredientes mejoren la firmeza y eviten la flacidez de la piel, atenúan arrugas, nutren, tonifican e hidratan.

 6- Caléndula

La caléndula es una auténtica superviviente. Esta florecilla, que a primera vista podría parecer frágil, aguanta igual de bien las heladas como las sequías. Dale sol y ella puede con todo.

Esa fortaleza que exhibe ante la climatología la transmite también a las cremas que cuentan con ella en sus fórmulas: no solo suaviza, tonifica e hidrata la piel, sino que tiene propiedades antiinflamatorias y desensibilizantes y es un antiséptico natural y un excelente cicatrizante (tradicionalmente se utilizaba sus tallos y hojas en emplasto para calmar irritaciones y eczema y tratar pequeñas heridas). Todo esto gracias a su composición rica en ácidos grasos esenciales y en vitamina E.

 7-Cardo

Seguramente, cuando oyes cardo piensas en esas plantas llenas de pinchos que crecen en los bordes del camino y sobre la que alguna vez has caído cuando ibas de excursión (a nosotras nos ha pasado). Pero esta planta también tiene una faceta positiva y es que es un potente depurativo que ayuda a eliminar toxinas y mejora la salud de la piel gracias a su contenido en silimarina. Además, tiene propiedades regeneradoras, hidratantes y nutritivas por su alto contenido en ácido linoleico. ¿Seguirás mirándola de reojo la próxima vez que la veas en tu camino cuando salgas de excursión?

Recent Posts